Resumen de fuentes primarias

André Hernández-Espiet                                                                            9 de septiembre de 2015

ESPA 3906-030                                                                               Prof. Francisco García-Moreno

Resumen de primera fuente primaria: Tirano Banderas (1926) de Ramón del Valle Inclán

INTRODUCCIÓN

Para el propósito de esta investigación, el tema principal es la comparación entre la imagen del dictador entre las novelas Tirano Banderas, del autor Ramón del Valle-Inclán, y El señor Presidente, de Miguel Ángel Asturias. Ambas novelas se consideran precursoras del subgénero de las novelas de dictaduras latinoamericanas, por lo cual es de interés analizar las diferencias en estilo de los autores al presentar la imagen del dictador en sus novelas. Sin embargo, este resumen se enfocará en Tirano Banderas.

INTRODUCCIÓN AL AUTOR, MOVIMIENTO, OBRA…

Ramón del Valle-Inclán, el escritor de Tirano Banderas, fue un novelista, poeta y dramaturgo español. Estuvo mayormente activo durante la última década del siglo XIX hasta su muerte en 1936. Por tal razón, Valle-Inclán es reconocido como parte de los movimientos del modernismo y la generación del 98. Sin embargo, en Tirano Banderas se reflejan más características del movimiento de la generación del 98. Esto se debe a la estructura más simple de los párrafos y oraciones, el lenguaje tradicional y coloquial, y la prevalencia del diálogo en la novela. Tirano Banderas es considerado como una de las primeras novelas que pertenecieron al subgénero de las novelas de las dictaduras latinoamericanas, al ser escrito en 1926. A pesar de que fue escrito por un autor español, pertenece a tal subgénero, debido a cómo la novela toma lugar en un lugar ficticio en Latinoamérica. Además, esto se justifica ya que Valle-Inclán había vivido en México durante parte de la presidencia del dictador Porfirio Díaz (1892-1893) y durante el final de la Revolución Mexicana (1921), y llegó a viajar a Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia en un intervalo de seis meses (1910). De estos viajes, el segundo que Valle-Inclán tuvo en México fue el que influenció a su novela Tirano Banderas de manera mayoritaria, debido a cómo había experimentado de las consecuencias de la Revolución Mexicana de manera relativamente reciente.

RESUMEN DEL ARGUMENTO.

La obra toma lugar en un territorio ficticio sudamericano llamado Santa Fe de la Tierra Firme. La mayoría de la población de Santa Fe está compuesta por indígenas. Sin embargo, parte de la población también está compuesta por españoles, referidos despectivamente como “gachupines”. Esto se debe a que Santa Fe es una colonia Española. Esta colonia está regida bajo el gobierno del dictador Santos Banderas, también conocido como Tirano Banderas, presentado como un indígena egoísta que le gusta satisfacer sus intereses, mascar hojas de coca, y jugar al juego de la ranita. Debido a esta situación, la población de Santa Fe vive bajo una inmensa miseria, aunque los españoles tienden a vivir más cómodamente que los indígenas, debido a que los oficiales del gobierno y los líderes militares eran todos españoles, con la excepción del dictador. Esto es causado por la mal administración del país que tiene el Tirano. A consecuencia de esta mal administración se había formado un bando grande de revolucionarios. Esto se acentuaba con el hecho de que había un odio pronunciado entre los españoles y los indígenas.

La novela abre en una discusión que están teniendo un ranchero y un coronel del bando de la revolución: Filomeno Cuevas y Domiciano de la Gándara, respectivamente. Hablaban sobre la mejor forma de derrocar el gobierno de Banderas: Filomeno proponía que su experiencia militar lo ayudaría a desarrollar una estrategia para derrocar a Banderas en el momento de una batalla decisiva, mientras que el coronel proponía que sus habilidades matemáticas lo ayudarían a desarrollar una mejor estrategia. Ambos personajes se muestran importantes luego en la novela.

Luego, la novela dirige la atención a una conversación que estaban teniendo Banderas y un gachupín adinerado, Celestino, también conocido como Celes. Hablaban sobre cómo si los indígenas llegaran al poder, Santa Fe caería en ruinas, debido a que los indígenas eran “incapaces de gobernarse”. Al finalizar la conversación, Banderas le dice a Celes que fuera a informarle al Ministro de España, el Barón de Benicarlés, sobre lo discutido en la conversación. Cuando Celes llega a ver al Ministro, le cuenta precisamente sobre la preocupación de Banderas. Sin embargo, el Ministro le responde diciendo que después de las revoluciones hay igual o mejor estabilidad en un territorio. Después de un tiempo en que Celes hablaba, el Ministro lo paró de tomar seriamente al jugar con su perro faldero. Dándose cuenta de esto, Celes se dio por vencido de tratar de cambiar la opinión del Ministro, y se fue, decepcionado. En la próxima escena, muestran el desinterés del dictador en asuntos políticos, y su falta de seriedad al él estar jugando un partido rutinario del juego de la rana, mientras fusilaban los prisioneros.

La novela luego se centra en la conversación que tienen Banderas y una de sus sirvientas, Lupita. Después de que terminan de hablar, Lupita le informa que un grupo de revolucionarios, liderados por Don Roque Cepeda organizarían una actividad prontamente. A pesar de que Banderas había establecido una política de libertad de propaganda, la noche de la actividad revolucionaria, en donde Don Roque Cepeda explicaba sus motivos por la revolución, la policía se interpuso, por órdenes del dictador, con el fin de encarcelar a Don Roque Cepeda, como lo habían hecho con todos los líderes revolucionarios previos.

Luego, un espía que Banderas había puesto en la oficina del Ministro, llamado Currito Mi-Alma revela que el Ministro tenía joyas, ropa de mujeres y ciertas cartas que revelan la homosexualidad del ministro. Banderas se enfurece al escuchar esto y manda a Celes nuevamente a donde el Ministro, después de descubrir que no logró convencer al Ministro sobre los intereses políticos de la colonia. Además de los asuntos relacionados con el Ministro, el dictador descubrió que el Coronel de la Gándara se había afiliado con el bando revolucionario, por lo cual lo iban a encarcelar. Un licenciado llamado Nacho Veguillas había escuchado sobre esta decisión, y lo trató de dialogar con otro licenciado. Veguillas pensaba que el castigo de sentencia de muerte era demasiado de severo para lo que había hecho el Coronel. Sin embargo, el otro licenciado pensaba completamente opuesto a Veguillas, dejándolo confundido. Al final de esta sección, describen a la hija de Banderas, quien aparentemente tiene problemas mentales, por lo que él la deja encerrada en un cuarto con unas sirvientas.

Por la noche, un clarividente, referido como el doctor polaco, había ido a un prostíbulo en búsqueda de una prostituta llamada Lupita con el fin de expresar los poderes espirituales de Lupita. Sin embargo, una de las consecuencias del procedimiento lo era que dejaba a Lupita con la habilidad de leer mentes por un tiempo. Después del procedimiento, Lupita se topó con Veguillas, quien todavía estaba pensando sobre la situación del Coronel. Al este ser el caso, Lupita le leyó la mente a Veguillas y le informó que deberían salvar al Coronel. Sin embargo, Veguillas no pensaba decírselo al Coronel, debido a que Banderas lo iba a secuestrar como un traidor. De manera coincidente, entra el Coronel de la Gándara y Lupita le grita que se salve. Ambos el Coronel y Veguillas conociendo la gravedad de sus situaciones salen corriendo para escaparse. En ese instante, una tropa de policías los empieza a perseguir. Eventualmente, se encuentran con una casa de un estudiante, situada sobre una especie de barranco, por el cual el Coronel se tira sin pensar. Sin embargo, Veguillas no lo persiguió. Esto terminó en que las tropas alcanzaron a Veguillas y se lo llevaron a él y el estudiante presos.

El Coronel siguió corriendo hasta que encontró una casa que pertenecía a una familia que había ayudado anteriormente. La familia estaba compuesta por Zacarías; su esposa, la Chinita; y su hijo. El Coronel entró a la casa pidiéndole ayuda a Zacarías para fugarse en canoa hacia el territorio de Filomeno. Zacarías asintió a esta propuesta, con la condición de que les dejara un poco de dinero, ya que no tenían suficiente de comer. El Coronel de respuesta le dio un anillo que tenía puesto a la Chinita para que lo empeñara. Después de esto Zacarías se fugó con el Coronel. Lo primero que hizo la Chinita fue ir al almacén de un gachupín, llamado Quintín Pereda, para empeñar el anillo. Pereda tomó el anillo sin pagarle a la Chinita, pensando que se lo había robado al Coronel. Durante este proceso, estuvieron escuchando un ciego y su hija a la conversación. Cuando la Chinita se fue, Pereda se enteró que la policía estaba buscando al Coronel. Por tal razón, va al cuartel de los policías a reportar a la Chinita y a proveer información sobre la localización del Coronel. Al ocurrir esto, la policía fue a la casa de Zacarías y se llevaron presa a la Chinita, dejando al hijo con los cerdos.

Cuando Zacarías y el Coronel llegaron a la casa de Filomeno, el Coronel le pidió ayuda a Filomeno para escaparse. Filomeno se rehúsa, ya que veía esto como una oportunidad para organizar un ataque en contra del gobierno de Banderas.

Días después, cuando Zacarías regresa a su casa, encuentra que los cerdos y las aves habían desmantelado el cuerpo de su hijo. Loco de la mente, Zacarías guarda los restos de su hijo en una bolsa pensando que le dará buena suerte. Zacarías va a un bar, en donde el ciego y su hija le cuentan sobre cómo Pereda reportó a la Chinita. Al escuchar esto, Zacarías va al almacén, donde se encuentra con Pereda y lo asesina. Finalmente, Zacarías vuelve al terreno de Filomeno, para unirse a su causa revolucionaria.

En la cárcel, Veguillas y el estudiante llegan a tener una serie de conversaciones con una diversidad de revolucionarios, entre ellos, Don Roque Cepeda. Veguillas llegó a pensar que su vida estaba en su fin.

Ocurrió la esperada reunión del cuerpo diplomático, en donde el Ministro de España explicó sobre la situación política en Santa Fe. Los otros ministros estuvieron en contra del comportamiento del Tirano, y juntos escribieron una carta explicando las penalizaciones que se le iban a poner sobre el dictador. Banderas, al recibir la carta, intentó salvarse al eliminar ciertas regulaciones que oprimían a aquella sociedad. Sin embargo, la revolución ya había estallado. Antes de morir, el dictador asesinó a su hija, diciéndole que lo estaba haciendo por su bien. Después de matarla, decapitaron a Banderas, y exhibieron su cabeza por tres días, así terminando la novela.

PROPUESTA DE TRABAJO A PARTIR DEL ARGUMENTO

Tirano Banderas, al ser una de las primeras novelas no-históricas sobre las dictaduras, contiene mucho valor con respecto al estilo utilizado para escribirlo. Para efectos del beneficio para la investigación, la novela se presenta como valiosa, debido a sus diferencias en estilo con El Señor Presidente, a pesar de que ambas novelas fueron escritas dentro de un rango de seis años. Esto se debe a que sus autores se identificaron con movimientos literarios diferentes. Mientras que Ramón del Valle-Inclán se identificaba con los movimientos del modernismo y la generación del 98, Miguel Ángel Asturias se identifica como exponente del realismo mágico. Por lo tanto, el interés en utilizar a Tirano Banderas se basa en hacer un contraste entre los elementos de los estilos utilizados para crear la imagen del dictador en ambas novelas.

Curiosamente, los aliados del dictador Santos Banderas no contribuyen directamente a la creación de la imagen del dictador, sino que de manera indirecta a través de sus interacciones con el Tirante. El único personaje aliado a Banderas que contribuyó de esta manera lo fue Don Celestino. Por lo tanto, se pueden analizar todos los diálogos entre Santos Banderas y Celes para ver cómo estos diálogos contribuyen a la imagen del autor presentado en la novela.

Por otro lado, muchos de los personajes enemigos al dictador contribuyen directamente a la construcción de la imagen del dictador al presentar sus opiniones sobre la situación política de Santa Fe. Entre ellos están Filomeno Cuevas, el Coronel de la Gándara, Don Roque Cepeda, el licenciado Villegas, el Ministro de España, Zacarías, y el cuerpo diplomático como conjunto. Filomeno Cuevas y el Coronel de la Gándara contribuyen en sus diálogos en el prólogo y cuando intentan salvarle la vida al Coronel de la Gándara. Don Roque Cepeda contribuye a la imagen del dictador en el discurso que dio al principio del libro sobre las razones por las cuales era necesaria la revolución, y en el diálogo que tuvo al final del libro con Santos Banderas mismo. La forma de actuar del licenciado Villegas al frente del dictador, los diálogos que tiene cuando habla con Lupita, cuando se está fugando de la policía, cuando lo mantienen preso con los otros revolucionarios, y cuando está con el Tirano al final de la novela se pueden utilizar para trabajar la imagen del dictador. Las diversas conversaciones que el Ministro de España tuvo con Celes se pueden utilizar para analizar una opinión puramente política de las decisiones e intereses del dictador. Las acciones del personaje de Zacarías se pueden utilizar para mostrar las acciones que toma el pueblo a partir de las decisiones que toma el gobierno de Santos Banderas, y las condiciones de vida del pueblo a partir de la mala administración del dictador. Los diálogos que tomaron lugar entre los ministros de los países que forman parte del cuerpo diplomático se pueden utilizar con el fin de mostrar la imagen del dictador a partir de la opinión ajena a los territorios españoles hacia el final de la novela.

Finalmente, el análisis del personaje del dictador es también extremadamente importante para el desarrollo de su imagen. Esto se debe a que este es uno de los aspectos más originales de las novelas de las dictaduras latinoamericanas: que también se narra desde el punto de vista del dictador. A través de lo que dice Santos Banderas se puede observar mucho sobre su personalidad, intereses e intenciones. Esto se ve más marcado durante el principio de la novela, justamente antes y después de la fuga del Coronel y al final de la novela.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>